CÓMO SENTAR A LOS EMPRESARIOS A CONVERSAR CON EL GOBIERNO

*Rubbi Rada. Magister Scientiarum en Economía. Doctorando en Economía por la Universidad Central de Venezuela.

 

Desde hace varios meses, el gobierno nacional está haciendo un llamado a todos los empresarios nacionales a sentarse a conversar para emprender la marcha de la activación de la economía. Sin embargo, quienes realmente se sientan son aquellos políticamente alineados con el gobierno que, evidentemente, también pugnan por sus intereses. Estos son pocos, considerando la magnitud del riesgo de inversiones en el país y la falta de compromiso gubernamental por asegurar propicias condiciones institucionales para la actividad económica. A diferencia de lo que ocurre con la política, en cuestiones económicas es mejor expresarse claramente que con oscuridad de términos y dejar de lado la ideología, actuando pragmáticamente.

Con las nuevas sanciones financieras de Trump al país, del día 25 de agosto de 2017, lo primero que hizo Maduro fue llamar a los empresarios a conversar e incluso, llegó a hablar de la necesaria “libertad económica”, concepto contradictorio con la política económica socialista, pero que expresa la mayor necesidad que tiene el sistema económico venezolano de ser liberado. Ello puede lograrse si se actúa rápida y conscientemente, teniendo en cuenta que el sistema económico no está aislado: dos grandes condicionantes internas lo impactan profundamente, a saber, el sistema político y el legal. Además, medidas de índole coyuntural sólo tienen  el efecto de empeorar más la situación económica.

El supuesto fundamental, demostrado a través de la historia y confirmado por los más extensos estudios económicos, entre los cuales incluyo, modestamente, los míos, es que mientras mayor libertad económica exista, se obtienen mejores resultados en el crecimiento económico a corto plazo, en el desarrollo económico al largo plazo y en el bienestar social en el mediano plazo. Todos los venezolanos, al menos la gran mayoría, estamos de acuerdo en la necesidad de lograr estos tres objetivos. Así, los siguientes parámetros están basados en el Reporte Anual del Instituto Fraser de Canadá, sobre Economic Freedom on the World y en las sucesivas reflexiones que sobre la economía venezolana hemos hecho (según el índice de libertad económica, elaborado por The Heritage Foundation, Venezuela se encuentra en el último lugar de la región y en el puesto 179 de 180 sólo por encima de Corea del Norte, lo que la convierte, prácticamente, en la economía menos libre del mundo) y constituyen una lista apenas general y de urgente aplicación.

La mejor manera de aplicar semejantes medidas, que impactarían determinantemente el panorama político, económico y social de la nación, sería comenzar a reformar desde los elementos de menor impacto y mayor facilidad de aplicación, que son la gran mayoría de los mencionados, hasta alcanzar a los más graves controles económicos y de mayor impacto. De 26 recomendaciones, 17 se proyectan fáciles de aplicar y al menos 9 de difícil, pero no de imposible aplicación. Un cálculo inicial proyecta que al menos seis meses se tardaría, con la voluntad política precisa, en lograr los objetivos considerados. Para sentar a los empresarios a conversar, es necesario que el gobierno asegure primero, unilateralmente, lo siguiente:

  1. REDUCCIÓN DEL TAMAÑO DEL GOBIERNO y de su ámbito de injerencia económica. El problema de la economía venezolana es la excesiva injerencia del gobierno en los procesos económicos que, como es de esperarse, los distorsiona plenamente. Esta reducción incluye: 1) disminución del gasto estatal no reproductivo; 2) la reducción de las transferencias y subsidios constantes; 3) el desmontaje de los controles de precios y de las tasas de ganancia, lo que incluye la eliminación institucional de la SUNDDE, la derogación de la ley de costos y precios justos y la detención de todo posible instrumento jurídico de control de precios por parte de la ANC y, finalmente; 5) desmonte del despiadado sistema de control de divisas.

  1. GARANTÍAS EN EL SISTEMA LEGAL Y DERECHOS DE PROPIEDAD. Esto comprende 1) la restitución de las funciones legislativas de la Asamblea Nacional, institución ante la cual debe presentarse la ley de endeudamiento anual; 2) la garantía de independencia del sistema de justicia; 3) garantías de imparcialidad de las cortes de justicia en la resolución de conflictos; 4) protección de los derechos de propiedad y garantías de no expropiación; 5) la reducción de la injerencia militar en las leyes y en la política; 6) la garantía en la aplicación legal de contratos; 7) la reducción de restricciones regulatorias a la venta de propiedades reales; 8) la reestructuración del sistema nacional de policía y 9) control de los delitos de narcotráfico y de la delincuencia organizada.

  1. ACCESO A UNA MONEDA SANA. Lo que significa la garantía de estabilidad monetaria a través de 1) la reducción del gasto estatal y de la impresión constante de dinero sin sustento en la economía real (política monetaria contractiva); 2) la aplicación de una política integral de control inflacionario que considere las causas múltiples del fenómeno; 3) la seguridad en la facilidad de condiciones legales para la apertura de cuentas en el extranjero.

  1. REGULACIÓN CREDITICIA, LABORAL Y DE LA EMPRESA. 1) Fomento del crédito bancario, con reducción de la tasa de interés activa y garantías legales de acceso para los solicitantes; 2) la detención de los aumentos de salarios mínimos y desmontaje gradual de los mismos en la medida que aumente la productividad empresarial; 3) garantías de la libertad de empresa a través de evitar condicionar políticamente la inversión y el acceso crediticio; 4) la derogación del decreto de inamovilidad laboral; 5) la reforma de la ley orgánica del trabajo, con el objetivo de hacerla más atractiva a los intereses empresariales.

  1. LIBERTAD DE COMERCIO INTERNACIONAL. Esto se refiere a la cantidad de trabas que el Estado coloca a las exportaciones e importaciones, comprendiendo la necesidad de que el gobierno asegure la reducción de los aranceles de importación, a través de una 1) vuelta efectiva al Mercosur; 2) la reducción de las extensas barreras legales y de control efectivo sobre los procesos de exportación; 3) la promoción de la productividad para la garantía de ventajas competitivas de posibles productos venezolanos; 4) el desmonte gradual del sistema de control de divisas, para garantizar la libre circulación del dólar y la reducción de los precios en el mercado negro; así como 5) la reducción de los controles para el movimiento de capitales y personas. Esto último comprende la cancelación gradual de la enorme deuda del gobierno con las aerolíneas, garantías de seguridad institucional y personal a sus miembros y público en general, aceleración de documentaciones para la libre circulación de personas, tanto nacionales como extranjeras, trabajo que debe realizarse desde el SAIME y que no tardaría muchas semanas en completarse, con la precisa voluntad institucional.
Anuncios

Autor: Global Libertas

Es este un espacio para la reflexión política y económica del más alto nivel y profesionalismo, que tiene por objetivo hacer una contribución a la comprensión de nuestras complejas realidades, propiciando así la búsqueda de soluciones racionales a la grave crisis de gobernabilidad democrática y crisis económica venezolana. Nuestro norte es la comprensión para las soluciones prácticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s